El Glaucoma es una neuropatía que cursa con la atrofia del Nervio Óptico, debido a un déficit circulatorio y muerte de las neuronas de la retina que conducen la señal eléctrica hacia el cerebro para que podamos ver.

La causa más importante del glaucoma es una elevación de la presión intraocular al acumularse el humor acuoso en su interior. En condiciones normales se segrega humor acuoso en el interior del ojo, necesario para la nutrición de los tejidos y, la misma cantidad que se forma deba salir fuera del ojo, así se mantiene una presión constante.

Sabemos que en ocasiones se tapona la zona de salida del humor acuoso, el trabéculo, entonces se acumula en su interior, como una pelota que la vamos hinchando, sube la presión y comprime los pequeños vasos sanguíneos de la retina, especialmente los del Nervio Óptico, provocando su muerte.

La pérdida de visión es progresiva y se altera primero la visión periférica, por eso la mayoría de personas que padecen el glaucoma no se dan cuenta del problema hasta las fases finales, cuando ya no se puede recuperar la visión pérdida. Si la enfermedad progresa conduce hasta la ceguera.

El glaucoma es una enfermedad con base hereditaria, por ello recomendamos a los familiares de un paciente con glaucoma que se hagan revisiones para detectarlo antes de que inicie las lesiones del Nervio Óptico.

Actualmente existen medios tecnológicos muy sofisticados para su detección, básicamente el análisis de las fibras nerviosas de la retina (GDx y OCT de mácula) y la cabeza del Nervio Óptico (OCT de papila).

Para su tratamiento disponemos de fármacos que reducen la producción del humor acuoso y técnicas quirúrgicas que lo tratan de forma definitiva. Generalmente preferimos iniciar el tratamiento con fármacos pero debido a que tienen muchos efectos secundarios, cada vez más oftalmólogos preferimos ir hacia un tratamiento más definitivo, especialmente ahora con las nuevas técnicas quirúrgicas mínimamente invasivas.

En nuestro Centro somos pioneros en los implantes de sistemas de drenaje mínimamente invasivos y en la cirugía escleral no penetrante, una técnica que es la preferida por la mayoría de especialistas en glaucoma y que ha mostrado una elevada eficacia y una gran seguridad, evitando los problemas que ocasionaba la hipotensión tras la cirugía con las técnicas clásicas de trabeculectomia.

El Dr Vergés es un prestigioso cirujano en la técnica de esclerectomia profunda no penetrante, asistida con láser, siendo pionero en la utilización del láser de erbium en esta técnica, con mulitples presentaciones en congresos internacionales y publicaciones que recogen sus excelentes resultados.

glaucoma barcelona
glaucoma barcelona

Esta entrada también está disponible en: Catalán Inglés Ruso Francés